23 marzo 2006

Un día cualquiera

6.15: Suena el despertador, lo silencio
6.25: Vuelve a sonar el despertador, lo silencio.
6.35: Suena el despertador, lo apago, digo cuatro tacos y pongo los dos pies en el suelo y arrastrando los pies me meto en la ducha.
6.45: Me pongo a mirar el armario y saco el primer conjunto, me lo pongo, me miro en el espejo y decido que no me gusta, me cambio la camisa....no me gusta, me dejo la camisa y me cambio el pantalón, no me gusta.... me pongo otro conjunto..... me vuelvo a mirar al espejo y no me gusta.... me vuelvo a cambiar.......al final decido ponerme una combinación de los tres conjuntos.
7.00: Bajo corriendo las escaleras, me peino y maquillo.
7.10: Me tomo un zumo, me lavo los dientes, y me planto delante del armario a ver que abrigo me llevo........

No entiendo, todos los días el mismo plan, si tengo el armario a reventar de ropa como puede ser que nunca sepa que ponerme..... Que tiempos aquellos en los que tu madre te dejaba la ropa preparada y no habia ni que pensarselo o los hombres que con un traje y una camisa van apañados...... necesito encontrar una solución.......

Ya la tengo....... NECESITO UN ARMARIO MÁS GRANDE¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

2 comentarios:

HMJ dijo...

Y yo necesito una casa del tamaño de ese armario!! :)

requete dijo...

Gelines, asúmelo, nunca tenemos suficiente ropa y siempre será pequeño el armario. Es una ley universal que cuanto antes la aceptes, mejor te irá en la vida.